viernes, 22 de marzo de 2013

UNA INTRODUCCIÓN A LA RETÓRICA DE ARISTÓTELES (2)


Desde el punto de la vista de la Retórica, Aristóteles distingue tres géneros: el deliberativo, el judicial y el epidíctico. El deliberativo se manifiesta en el discurso del político, quien se dirige a la asamblea. El tiempo esencial, en este caso, es el futuro (las propuestas del político se materializarán en los días venideros); existen dos conceptos que se asocian con dicho género: el consejo y la disuasión. Un líder puede aconsejar acerca de ciertas acciones que se pudieran realizar o, en el caso contrario, disuadir a la masa respecto de algunos actos que, para él, son absolutamente impertinentes.

El género judicial se revela en la oratoria del abogado, quien se dirige a los jueces. Aquí el tiempo fundamental es el pasado porque el abogado cuenta los hechos que ya sucedieron con el fin de elaborar las pruebas técnicas; aquí hay dos nociones medulares: la acusación y la defensa. El fiscal acusa; el abogador defensor, por el contrario, argumenta a favor de su patrocinado.

El género epidíctico está representado por el orador que habla para los espectadores. El tiempo más importante es el presente aunque se puede emplear el pasado o el futuro. Los tipos discursivos literarios se asocian con este género. Los dos conceptos básicos son el elogio y la censura. Por ejemplo, Apología de don Luis de Góngora y Argote de Juan Espinoza Medrano se sitúa aquí. Algunas partes de Canto general de Neruda poseen un claro tono de diatriba política.

No hay comentarios: